sábado, 18 de noviembre de 2017

Camilo Montoya Reyes, recibe la Mención Alfonso López Pumarejo, la máxima condecoración que se otorga en Honda Tolima

 Camilo Montoya Reyes, Magistrado del Consejo Superior de la Judicatura, natural de la ciudad de Honda, recibió el pasado viernes 17 de noviembre del presente año ,la máxima condecoración que otorga el Concejo Municipal de Honda a sus hijos,  como es la Mención Alfonso López Pumarejo.
Camilo es oriundo de Honda Tolima (1961),  vivió en el barrio Santa Barbara, de niño se traslado a Armero, donde realizo la primaria, luego con una beca volvió a su tierra natal a continuar sus estudio en el ING Santander.
Mas adelante el lector encontrara acerca sobre el palmares de Camilo, y un video con unas palabras que ofreció en el recinto del Concejo municipal.

 ..
 Video
.-





 .
Camilo Montoya ha ejercido funciones como procurador ante el Tribunal Superior de Bogotá, juez penal municipal, juez de instrucción criminal, fiscal delegado ante los jueces penales del circuito, fiscal jefe de la unidad de investigaciones especiales de Colombia. Actualmente se desempeña como magistrado del Consejo Superior de la Judicatura de Colombia
Ocupó el cargo de fiscal delegado ante los tribunales superiores de Bogotá y Cundinamarca, magistrado auxiliar de la sala de casación penal de la corte suprema de justicia, y procurador delegado ante la Corte Suprema de Justicia para la Casación Penal.
Autor de varias publicaciones en el área del Derecho Penal, Política Criminal y Criminología; durante 20 años profesor de pregrado y postgrado en varias universidades del país.
Abogado de la Universidad Católica de Colombia. Especialista en Ciencias Penales y Criminológicas de la Universidad Externado. Obtuvo un diplomado en Casación Penal por el Instituto de Estudios del Ministerio Público de la Procuraduría General de la Nación. Es magister en Derecho Penal y Criminología de la Universidad Libre.

CUMIPAZ

Chile (2015):
Presentó durante la Sesión Judicial, su conferencia:“El Etnocidio. Propuesta para su tipificación y sanción como una forma de genocidio”.
Expuso las conclusiones de la Sesión Judicial. Palabras de Clausura y Agradecimiento.
Moderador durante la Sesión Educativa de la Cuarta Mesa: “La Educación Superior y la cultura empresarial enfocada en la felicidad del ser humano como reto de innovación y competitividad”.
Panamá (2017)
.
Tomado de; http://embajadamundialdeactivistasporlapaz.com/es/perfiles/camilo-montoya-reyes
.



lunes, 6 de noviembre de 2017

Balneario Perico en Honda Tolima desapareció, ¿por culpa de la represa la Miel?

 Aspecto como quedo el sector turístico de Perico
.
En otrora miles de hondanos, caldenses y turistas de Colombia, buscaban en los puentes festivos, vacaciones de medio año, y de fin de año, para deleitar las cristalinas y frías aguas del río Guarinó, en el balneario de Perico, ubicado al nororiente dela ciudad en la vereda Perico.
Allí concurrian los paseos de olla,y eran cientos,si no miles de veraneantes que disfrutaban de sus aguas, para un buen desenguayabe, o para pescar la trucha colombiana el patalo.
Esa  alegría de diversión, pesca, alegria, momentos inolvidables se perdieron con la construcción de la represa la Miel,río arriba.
Represa que destruyo por completo este lugar maravilloso, ya que cambiaron la "morfodinamica fluvial" en del río?.
Afirmamos esto porque la ponencia dictada en el pasado mes de octubre en el marco de URBANGREEN III  realizada por la Universidad Javeriana y COREDUCACION, de parte del Ingeniero  Andrés Vargas Luna, nos despejo dudas e inquietudes  de los cambios de los ríos y quebradas cuando el hombre los trata de controlar, y en este caso se ve claramente.
Lo interesante es que varios municipios que en una u otra forma estan en la influencia dela represa reciben regalias. Hondano, cuando observamos los graves daños que esta produciendo a la ribera del territorio en Honda. En este caso, viene destruyendo una vereda. Ya destruyo un balneario, donde subsistían varias familias.


 Era una belleza.
.
 Donde pasaba el rio Guarinó,ahora hay un gran arenal
.

 De turismo, a?
 Hasta el puente ferreo de Guarino, quedo anegado por arena
.

 ¿Solo destrucción, trajo la represa de la Miel'


.
Fotografías. Tiberio Murcia Godoy.Noviembre 5 de 2017

martes, 31 de octubre de 2017

Reportaje gráfico seminario internacional URBANGREEN III Universidad Pontificia Javeriana y COREDUCACIÓN

Tiberio Murcia Godoy
.
Elsa   Laverde
.
Carlos Nieto
Walter Martinez y Gloria Aponte


Gloria Aponte


Andres Vargas


De izquierda a derecha.Jorge Quintero, Hernán Rodríguez,Felipe Gonzalez Mora
.
Elsa Laverde  y Carlos Nieto
.
Carlos Nieto, Tiberio Murcia Godoy  y Felipe Gonzalez Mora
.


.Ana María Osorio y Carlos Devia Castillo
.
Fotografías. EspJorge Quintero Arango y Tiberio Murcia Godoy

lunes, 30 de octubre de 2017

Sofia Rivera lanza nueva propuesta con el pasodoble "Honda Ciudad de los Puentes" del Maestro Jorge Villamil

.
El pasado domingo 29 de octubre, Sofía Ribera, directora de las Danzas Ciudad de Honda, sorprendió a los invitados especiales de Urbangreen III  con este nuevo concepto mas ágil del pasodoble "Honda Ciudad los Puentes" del Maestro Jorge Villamil, por cierto único pasodoble que hizo el Maestro Villamil, y le compuso a la ciudad de Honda.
Excelente propuesta de Sofia Ribera.
.
El joven 
Dahan Pava   comenta lo siguiente, "Sin duda es un espectáculo, que Realiza el Grupo de Danzas Grupo Expresiones Folcloricas Honda...
Esta propuesta fue lanzada en el año 2010 en el marco del Festival Folclórico Colombiano, creación del director Jhon Jairo Martinez Chacon y Sofia Rivera, interpretada en la banda Sinfónica del Municipio de ese entonces dirigida por Leonardo Rodriguez...
Espero que esta aclaración no sea para  malos entendidos porque aun hago parte de esta creación y trabajo con estos 2 grandes Maestros".
Facebook  31 de octubre de 2017

domingo, 29 de octubre de 2017

Honda, sede del Seminario Internacional Urbangreen III, durante los días 30 y 31 de octubre t 1 de noviembre

.- .
  .
"El verde urbano”, en todo el sentido de la palabra, aborda los aspectos relacionados con procedimientos ambientalmente adecuados en espacios altamente transformados (ciudades) pero que se articulan a los entornos rurales en donde están inmersos; y más que una moda es una necesidad apremiante en la aproximación al cuidado de nuestra casa común.

El seminario, de carácter internacional, busca habilitar un espacio de comprensión del entorno urbano con el contexto rural, asociado a las dinámicas hídricas, el uso y manejo de la biodiversidad, la gestión ambiental, y el contexto de manejo y comprensión de los paisajes urbanos y urbano-rurales, con especial referencia a ciudades pequeñas, como espacios de estudio piloto.

Las versiones anteriores se realizaron en las Ciudades de Bogotá (Urbangreen I 2013) y Cartagena (Urbangreen II 2015) y en esta oportunidad será en la ciudad de Honda los días 30 y 31 de octubre y 1 de noviembre. COREDUCACIÓN, universidad local será en esta oportunidad la aliada estratégica para el desarrollo del evento.

El evento se enmarca en la celebración de los 20 años de la Facultad de Estudios Ambientales de la Pontificia Universidad Javeriana y contribuye a de la consolidación de la línea investigación, docencia y servicio en Ecología Urbana.
.
Tomado de: https://urbangreeniii.wixsite.com/urbangreen
.
.
.
¿Por qué en la Ciudad de Honda?

Honda representa al 70% de las ciudades pequeñas de Colombia y hace parte del 30% de ciudades ribereñas que tienen relaciones intensas con ríos.  Así mismo, ha sido reconocida por su gran papel en el desarrollo del país y Latinoamérica en general. Bajo el carácter de puerto marítimo que la caracterizó, tuvo una importante presencia de la Compañía de Jesús, de la cual aún se encuentran evidencias en construcciones presentes. Ofrece un marco histórico asociado a los procesos de desarrollo nacional, con el transporte férreo, el transporte fluvial y la existencia de grandes empresas privadas y públicas relacionadas con procesos agrícolas e industriales.
La ciudad de Honda, conocida como la Ciudad de los Puentes, está localizada en la confluencia del río Gualí con el río Magdalena. Se encuentra a 210 msnm, cuenta con menos de 30.000 habitantes y un área urbana de un poco más de 3 km2. En términos ecosistémicos se encuentra en el bosque seco tropical en una zona de transición entre el bosque muy seco tropical y bosque húmedo tropical. Para el evento se prevé la temporada de lluvias que es conocida por la “subienda”, evento que vincula a la ciudad con gran oferta de peces del río Magdalena.

Corresponde a una ciudad en donde la relación urbano-rural es directa, ofrece un espacio clave en términos de la necesidad de comprender la relación del hombre con la naturaleza, asociadas a la problemática hídrica, la pérdida de recursos naturales y problemas comunes con la gestión adecuada de recursos y en particular la configuración de una ciudad que va desde una aproximación pragmática relacionada con el salto en el río Magdalena y lo que esto significó en su existencia y configuración y con una visión posmoderna de ciudad que ofrece clima y paisajes naturales y transformados y en muchos casos abusa del uso de la energía como mecanismo para palear condiciones climáticas adversas.
.
Link de programación
.
https://docs.wixstatic.com/ugd/bd0b58_b73500edf147416c98d7ab6d9e8a9dc0.pdf


sábado, 14 de octubre de 2017

En la Villa de Honda, hace 415 años envenenraron al Oidor Mariaca

Santa Fe de Bogotá, con 64 años de fundada, no llegaba a 4.000 habitantes cuando ocurrió el hecho.
.

El increíble primer escándalo de corrupción en la historia de Colombia

La pérdida de 5 mil pesos oro de la Corona sacudió la lluviosa Santa Fe de Bogotá hace 4 siglos.
.
10 de octubre 2017 , 11:55 p.m.
.
Dígame una cosa: ¿cuándo empezó la corrupción en Colombia? Esa es una de las preguntas más difíciles que he tropezado en mi vida, pero ocurre que me la hago casi a diario, desde que empezó esta oleada de escándalos que nos tiene agobiados, perplejos y hasta furiosos. Ojalá que no se nos pase rápido la indignación. Ojalá que no sea espuma.


Supongo que la corrupción en este país se inició el mismo día en que el primer hombre hizo su aparición sobre la faz de la Tierra. Recuerden ustedes que, dándoselas de Viceministro, la serpiente del paraíso extorsionó a Eva con la fruta prohibida. Pero la verdad, aunque nos duela, es que la corrupción de este país ha llegado a los peores índices de nuestra historia. No pasa día sin que reviente un escándalo nuevo y cada uno es peor que el anterior. Cuando no es un senador es un magistrado. O un contratista del Estado. O un empresario privado. 


Entonces me hice la pregunta de otra manera: ¿cuál fue el primer escándalo de corrupción que estremeció a Colombia? Lo encontré. Buscando y rebuscando, lo encontré, pero no fue fácil porque los historiadores suelen desentenderse de esos 

temas. Se trata de un episodio asombroso y hasta espeluznante, con unos tintes misteriosos y hasta macabros. .
El Presidente, nada menos
Para ser exactos, los hechos que les voy a resumir ocurrieron hace ya cuatro siglos largos, imagínese usted. América estaba nuevecita. Santa Fe de Bogotá, capital de la Nueva Granada, tenía apenas 64 años de fundada, era una aldea tranquila, lluviosa, que tiritaba de frío. Sus habitantes no llegaban a cuatro mil. 

Corre el año de gracia de 1602. Está terminando el mes de agosto. Como el país es una colonia española, regresa de un viaje a Madrid el presidente de la Real Audiencia, don Francisco de Sande, cuyo cargo equivale a lo que será en el futuro la Presidencia de la República. Español de nacimiento, es el primer mandatario del virreinato. El funcionario más encumbrado del gobierno.

El señor Sande ya ha sido gobernador en Filipinas, visitador en Guatemala y alcalde en México. Es un hombre de exitosa carrera pública. Algunos historiadores de medio pelo equivocan la última letra de su apellido y lo llaman Francisco de Sandi. Otros se refieren a él como “el padre Sande” y afirman que era un sacerdote franciscano. No es verdad.

Fue seminarista en Salamanca, pero se retiró para estudiar abogacía. De aquellos tiempos le quedaba su afiliación a varias congregaciones de caballeros piadosos que rezaban juntos los fines de semana y cargaban los pasos en las procesiones de Semana Santa.

Llega el investigador
El presidente Sande no era una pera en dulce. Dicen que en su pecho anidaba un corazón agrio. Era malvado hasta la crueldad. El pueblo bogotano, que siempre se ha distinguido por su agudeza para hacer retruécanos y juegos ingeniosos con las palabras, no lo llamaba “Doctor Sande”, como era su apellido, sino “Doctor Sangre”. Los indígenas le tenían pavor. Odiaba a los nativos. 

Quedamos, pues, en que el presidente Sande regresó a finales de agosto. En Madrid le habían entregado cinco mil pesos oro, en efectivo, para que los consignara en la Tesorería del Virreinato, pero esa plata no aparecía por ninguna parte. En aquellos tiempos, era una auténtica fortuna.

Ya que al destino le encanta hacer esas travesuras trágicas, como lo sabían muy bien Sófocles y todos los dramaturgos griegos, en esos mismos días también llegó a Bogotá el visitador Andrés Salierna de Mariaca, enviado por el gobierno español a investigar si eran justas o injustas las protestas que se multiplicaban contra Sande. Pero el visitador llegó gravemente enfermo y tuvo que guardar cama.

La plata y el soborno
Total es que los cinco mil pesos andaban extraviados. Se embolataron en algún bolsillo. Desde su lecho de enfermo, el investigador Mariaca inició su trabajo, ordenando, para empezar, que el señor Sande se retirara de la capital y se recluyera en Villa de Leiva, que hoy es una hermosa ciudad boyacense, donde debería permanecer hasta que concluyera el proceso en su contra.

En ese momento el presidente les contó a varios amigos que él iba a ganar ese proceso, y regresaría pronto a seguir ocupando su silla presidencial, porque los cinco mil pesos los había usado para pagarle un soborno a Mariaca a fin de que fallara a su favor. 

Como era de esperarse, porque siempre pasa lo mismo, aunque se trate del secreto más profundo, el chisme se regó de inmediato por toda la ciudad. Era comidilla en la plaza de mercado, en el atrio de las iglesias y en las casonas señoriales. La gente no podía creer lo que estaba oyendo.

Mientras tanto, el visitador Mariaca estaba cada día más grave. Ya los médicos habían descartado cualquier posibilidad de que se salvara. En esas circunstancias estaba cuando supo lo que Sande había dicho de él. Y entonces citó a su lecho de moribundo al arzobispo, a diferentes autoridades y a los integrantes de la Real Audiencia, que era el tribunal de justicia más encumbrado del país, como si dijéramos hoy la Corte Suprema de Justicia. (Que me perdone la Real Audiencia por la comparación, pero es que me picaba la lengua).

El país no aprendió la lección de los sucesos ocurridos en 1602. Ni de tantos otros que vinieron después. La corrupción campea a sus anchas
El juicio de Dios
Cuando llegaron los testigos, el visitador Mariaca, asediado ya por la muerte, se incorporó en su cama y exclamó, con voz fuerte:

–Juro por mi alma que soy inocente. Nunca he visto esos cinco mil pesos. Ni uno solo de ellos. El presidente Sande es un calumniador. En esta hora de mi muerte lo desafío para que comparezca conmigo ante Dios y responda por su infamia y su crimen. 
Guardó un breve silencio. Jadeaba agónicamente.

–Sande ha ofendido a la divina providencia –agregó– haciéndose pasar por un hombre piadoso y honrado. Pero les garantizo que, antes de que pasen nueve días, él y yo nos veremos en el tribunal de Dios. Allí no caben falsedades ni engaños.
No dijo más. Los testigos, pasmados ante semejantes revelaciones, se fueron en silencio a regar el cuento. La ciudad, incrédula, se burlaba de la profecía y del moribundo. Hicieron chistes con su ingenuidad. Finalmente, Mariaca murió el 9 de septiembre de 1602. Las campanas sonaron por su alma. 

Entonces sucedió lo escalofriante: el 18 de septiembre el presidente Sande, que gozaba de perfecta salud a sus 62 años, estaba haciendo una siesta deliciosa cuando tuvo un ataque repentino. Su mujer llamó de urgencia al doctor Auñón, que le diagnosticó un derrame cerebral. Murió esa misma tarde. Habían pasado nueve días exactos desde la muerte del investigador Mariaca. Su vaticinio se había cumplido al pie de la letra.

¿Lo envenenaron?
¿Fue una coincidencia? ¿Es una simple anécdota colonial? ¿Una leyenda de la parroquia? ¿Un chisme aldeano? Lo cierto es que la ciudad, que en ese entonces era muy tranquila, parecía un hervidero. No se hablaba de otra cosa.

Cedámosle la palabra a Juan Rodríguez Freyle, el mejor periodista y escritor de esa época, quien fue testigo de los hechos y los dejó registrados en El Carnero, su formidable crónica de aquellos acontecimientos: 

“En el año de 1602 vino como visitador de esta Real Audiencia el licenciado Salierna de Mariaca, que era oidor en México, y el cual, de una comida que comió en el puerto de Honda, murió en Santa Fe, y murieron todos los que comieron con él. Y a los nueve días de su muerte murió también el presidente don Francisco de Sande, que había sido emplazado por el visitador Mariaca para que se presentaran juntos en un juicio de Dios”.

¿De modo que no solamente murió el visitador sino todos los que comieron con él a su llegada al puerto fluvial de Honda, que ahora forma parte del territorio del Tolima? Parece demasiada coincidencia. ¿Sería que los envenenaron? Las sospechas corrían de boca en boca por Bogotá. Sin embargo, ninguna autoridad se tomó el trabajo de investigarlo. La justicia tampoco operaba en esa época. Cualquier parecido con…

No aprendimos la lección
Han pasado ya 415 años desde aquellos días. Y después de tanto tiempo, los colombianos no hemos aprendido la lección. Todavía seguimos repitiendo que el vivo vive del bobo y que por la plata baila el perro. ¿De qué nos quejamos, si aquí decimos que “hecha la ley, hecha la trampa” y sostenemos cínicamente que la ley es para los de ruana”? 

Aquí seguimos creyendo que el alumno más astuto es el que copia el examen de su compañero, y el cliente que causa admiración es aquel que paga una bolsa de sal, pero se lleva dos, y el carnicero más sagaz entre todos sus colegas es aquel que vende cuatro libras de costilla, pero solo entrega tres. Aquí pensamos que el pasajero más avispado del bus es el que viaja sin pagar. Y así, hasta llegar al Senado de la República o a la Corte Suprema de Justicia.

El país no aprendió la lección de los sucesos ocurridos en 1602. Ni de tantos otros que vinieron después. La corrupción campea a sus anchas. Almuerza en los mejores restaurantes. Es socia de los clubes sociales. A lo mejor, como en los tiempos de Sande y Mariaca, el único tribunal al que nos tocará acudir es a la justicia divina porque, como lo dije el otro día, es la única justicia que nos va quedando.

Epílogo
A los colombianos les voy a pedir un favor: es verdad que la corrupción tiene que castigarse con cárcel, pero no olviden que también hay que castigarla en las urnas. El voto es nuestra arma más poderosa.

Sigan creyendo que el fin justifica los medios y verán que, como dijo Aristóteles hace más de 2.300 años, una sola corrupción que quede impune conduce a todas las corrupciones. 

Ah, se me olvidaba decirles que los cinco mil pesos no aparecieron nunca.

JUAN GOSSAÍN
Especial de EL TIEMPO

martes, 22 de agosto de 2017

Honda, este 24 de agosto. 397 años de erección en Parroquia

 Bodega del ferrocarril  de Honda, construida  su base con las piedras de la Parroquia deSan Bartolomé
.
La  ciudad de Honda, es de las pocas en Colombia y el mundo que tienen el privilegio de conmemorar varias efemérides. Y esto por haber sido, y ser cruce obligatorio  de caminos, y nodo comercial de la Nueva Granada y de la actual República de Colombia.
En la época colonial se clasificaban las poblaciones de acuerdo con la importancia y recibían el titulo que les correspondía así:
Ciudad, la que había sido fundada;
Villa, mediante solicitud interpuesta por notables sufragando dinero a la Corona española;
Parroquia de Blancos o Parroquia de Negros, cuando tenía un sacerdote para españoles o para negros, y un poco más abajo 
Encomienda, cargo de una persona muy cercana al conquistador o al fundador de las nuevas tierras.

Según investigaciones de Enrique Otero D´Costa, presidente en esa época de la Academia Colombiana de Historia de Colombia,  y luego Roberto Velandia Rodríguez  en calidad de Secretario  la Academia de Historia de Colombia, replicadas por la Academia de Historia del Tolima y el Centro de Historia de Honda, antes de ser Villa, Honda fue clasificada de acuerdo con su desarrollo poblacional e historiográfico.
.Estación del ferrocarril en Honda, parte de la antigua Parroquia de San  Bartolomé
Esta génesis la describen los padres Mercado y Pacheco, “De paso para Antioquia dieron en este puerto, en 1620, una fructuosa misión los PP, José Alitran y Vicente Imperial. Había muerto en aquellos días el párroco del lugar, Gonzalo Vera, y los vecinos se empeñaron en que los Jesuitas rigieran los destinos espirituales de la población. Tanto insistieron que obligaron al P. Imperial a regresar a Santafé con cartas apremiantes del capitán Martin de Ocampo, corregidor de Mariquita, del capitán Ruiz Díaz Aguilar, de juez de canoas y de unos vecinos importantes”.
“Encontrábase en Guaduas el P. Imperial con el presidente don Juan de Borja, quien gustoso concedió de su parte la autorización necesaria para que la Compañía se encargara del curato. De visita en Tunja se hallaba el arzobispo don Hernando Arias de Ugarte, y hasta allá llego el P. Imperial. Al exponerle el jesuita su misión´, respondió el prelado, “No sólo esa doctrina sino todas las del arzobispado entregaría con gusto a la Compañía”, fue así como, “En agosto de 1620 eran nombrados párrocos de Honda los PP, Pedro de Ossad y José Alitran y empezó en un muy señalado día que fue víspera de San Bartolomé”.
Este 24 de agosto, Honda, estará conmemorando 391 años de erección en Parroquia de San Bartolomé, que es una fecha religiosa, celebrada por sus ciudadanos como la efeméride más importante por la influencia católica en el país. 

Templo de Nuestra Señora de El Carmen,lugar considerado por los investigadores ,como sitio donde funciono la primera Capilla en la hoy ciudad de Honda, en el siglo XVI
.

 Este año nuestra ciudad conmemoró
Descubrimiento inicios de junio de 1539, cumplió 478 años;
Conquista mediados de 1540, cumplió 477 años;
Erección en Parroquia de San Bartolomé, 24 de agosto de 1620, cumple 397 años; 
Erección en Villa de San Bartolomé de Honda 4 de marzo de 1643, cumplió 374 años y 
Ciudad, 30 de junio de 1815, cumplió 202 años.


Esa es la ventaja que tiene Honda, ya que al no haber sido fundada como lo fue Bogotá, Mariquita, Ibagué entre otras, tiene varias fechas a celebrar, fechas que como escribimos al comienzo, tienen el aval de la Academia de Historia de Colombia desde 1940, cuando el académico Enrique Otero D´Costa presentó ante el Concejo Municipal de esta ciudad dicho estudio, publicado en la gaceta municipal de la época, y luego en 1989, cuando Roberto Velandia Rodríguez en su investigación de más de 400 páginas publicó su trabajó titulado “La Villa de San Bartolomé de Honda”.
Por lo cual la ciudadanía hondana de nacimiento, de adopción, de corazón, conmemora este 24 de agosto, sus 397 años de “Erección en Parroquia”, que por cierto hoy en día, ya no tiene una parroquia sino cuatro; La parroquia de Nuestra Señora del Rosario, la parroquia de Nuestra Señora de El Carmen, la parroquia del Divino Niño y la parroquia de Jesús de Nazareth. Para todos los hondanos, felicitaciones.